El Obispado de Cádiz prepara ya la recepción del Oratorio

Pablo-Manuel Durio / Diario de Cádiz

INICIO

  • Antes de fin de año se revisará el templo para comunicar los posibles desperfectos que tengan que ser reparados y se está estudiando la fórmula de gestión a partir de 2013

Cádiz, 20 noviembre 2012. Cuatro años habrán pasado desde que la Iglesia cerró el Oratorio de San Felipe hasta que reciba las llaves para volver a encargarse de este templo, que ha sido referente de la celebración del Bicentenario. El próximo 1 de enero, la iglesia de la calle Santa Inés pasará de nuevo a manos del Obispado, que ya prepara la recepción de este monumental edificio.

El primer paso que va a seguir la Iglesia diocesana en este proceso de recuperación de la titularidad del templo -que durante el año 2012 ha sido cedido al Consorcio del Bicentenario para que acoja los múltiples actos que han tenido lugar desde que reabriera el templo y otros que se celebrarán en próximas fechas- es visitar el mismo, con el objeto de comprobar su estado y detectar posibles deficiencias que pudieran existir. En caso de que las hubiera, serían comunicadas para que se proceda a su reparación antes de la devolución de las llaves por parte del Consorcio. Así, en el Obispado se asegurarían que el Oratorio estuviera en las mejores condiciones a partir de enero de 2013 (según el acuerdo suscrito en su día con la Junta de Andalucía). Sobre este asunto, el vicario general de la diócesis, Guillermo Domínguez Leonsegui, apunta al presbiterio como uno de los defectos a priori detectados por la Iglesia, al entender que en esta zona (fundamental en una iglesia) existe carencia de luz.

Esta visita se quiere realizar, lógicamente, antes de que finalice el año, ya que el Consorcio del Bicentenario cesa su actividad el 31 de diciembre y en principio el Oratorio volverá a ser de la Iglesia el mismo 1 de enero. Así, la idea es que los problemas se subsanen antes de esa fecha.

El segundo punto en el que tendrá que trabajar la diócesis será establecer la fórmula de gestión y administración de este templo. Sobre ello no se ha decidido nada todavía -porque primero se quiere resolver el punto antes referido-, pero Domínguez Leonsegui señala al respecto que la idea del Obispado es que el Oratorio de San Felipe Neri no se dedique exclusivamente al culto, ni siquiera que tenga la consideración de un templo normal de la ciudad. Dada su importancia histórica y el resultado de la rehabilitación integral realizada en el edificio, el Obispado quiere seguir manteniendo las actividades culturales que se han venido celebrando en los últimos meses en el interior de esta iglesia. El anterior obispo, Antonio Ceballos, y el actual, Rafael Zornoza, han insistido en este punto, en la firme convicción de que el Oratorio “siga siendo un punto de encuentro de ese diálogo fe-cultura”, explica Domínguez Leonsegui, quien añade que unido a esto el culto será habitual a partir de enero en esta iglesia.

Con estas ideas sobre la mesa, en las próximas semanas se definirá de qué manera esto puede ser más viable y efectivo. En este sentido ya se han apuntado diversas alternativas, como ceder la explotación del templo a una empresa privada o crear el propio Obispado una infraestructura que cumpla con estos objetivos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s