Cáritas siempre presente

Antonio Jiménez / Gabinete Prensa-Cádiz y Ceuta

INICIO

caritas_reportajeDesde que fuera creada por el episcopado español, Cáritas no ha dejado de crecer en su trabajo por la justicia y en su acción a favor de las personas y colectivos más pobres y excluidos de nuestra sociedad.

En nuestra Diócesis (Cádiz y Ceuta), fue D. Tomás Gutiérrez en el año 1955 el Obispo que, a partir del Secretariado Diocesano de Acción Católica, dotó a Cáritas de entidad jurídica y de medios, para afrontar los retos que la pobreza planteaba a la Iglesia Diocesana en aquellos años. Desde entonces, la realidad social, siempre cambiante, ha hecho que Cáritas haya evolucionado dotándose de mejores medios para dar más y mejor respuesta a las nuevas pobrezas.

De forma sencilla, podemos decir que Cáritas es el grupo de personas que, en la Iglesia, son llamadas a organizar y realizar la atención a los más empobrecidos. Así pues, Cáritas es la organización oficial de la Iglesia católica que expresa el amor preferencial de Dios por los más excluidos de la tierra.

Cáritas encuentra su lugar en el mundo entre los que más sufren, pues así lo hacía Jesús de Nazaret. Cáritas está llamada a mezclarse con los hombres y mujeres que han pasado a formar parte de los grupos más vulnerables y excluidos de la sociedad. Cáritas está presente cuando a las personas se les niega el ejercicio de sus derechos (integridad física y moral, alimentación, vivienda, empleo, salud, educación). Ahí, en esos espacios, Cáritas entiende que tiene que estar promoviendo acciones globales a favor de los personas sin descuidar ni su historia ni sus necesidades.

Para lograr sus objetivos, Cáritas asume una serie de tareas fundamentales a las que no puede renunciar. Si alguna de ellas faltara, Cáritas estaría incompleta y sería algo diferente pero no Cáritas.

Veamos de forma sencilla cuáles son:

Animación de la Comunidad Cristiana. Cáritas ayuda a la comunidad cristiana a tomar conciencia de que la justicia y la misericordia son parte del amor y que éste tiene que vivirlo todo seguidor de Jesús de Nazaret. Conocer la realidad realizando estudios, dar a conocer la pobreza y sus causas con campañas de sensibilización, informar de lo que Cáritas hace, invitar al  compromiso solidario, son algunos ejemplos de animación de la comunidad. Igualmente, Cáritas sensibiliza a la sociedad de que la exclusión social nos incumbe y afecta a todos y, por tanto, estamos llamados a participar en la erradicación de la pobreza y la injusticia, seamos o no creyentes.

Intervención social. Cáritas lucha, día a día, contra la exclusión y lo hace de tres formas concretas: con la asistencia en caso de urgencias: atendiendo a las personas en la necesidad más básica para iniciar con ellos un camino hacia la integración social, son nuestros servicios de acogida y atención primaria localizados en todas las Cáritas parroquiales; por medio de la promoción integral: trabajando para que los excluidos puedan salir de su situación por ellos mismos poniendo a su disposición programas de capacitación y formación. Acompañamos proceso de integración con desempleados, personas sin hogar, mayores, mujeres… y, por último, buscando el cambio de estructuras que generan pobreza, haciendo propuestas de cambio frente a la injusticia social e institucional.  No podemos olvidar la labor de solidaridad con los países del sur que Cáritas desarrolla mediante el apoyo en situaciones de emergencia, educación para el desarrollo y sensibilización en materia de comercio justo.

Compartir los bienes. Cáritas anuncia que compartir lo que somos y tenemos es una expresión de amor y, para los creyentes, una expresión de la madurez de su fe. Cáritas opina que los bienes de la tierra son para todos los hombres, no sólo para unos pocos y nos  invita a invertir los bienes económicos en obras a favor de los empobrecidos y a descubrir que existen bienes y talentos y que también se deben compartir (cultura, tiempo, valores, sentimientos…). El Fondo Diocesano de Solidaridad creado en el año 1992 es nuestra experiencia de compartir en la Diócesis de Cádiz y Ceuta.

Cáritas es fundamentalmente una entidad de voluntariado. Gracias al compromiso gratuito de los voluntarios, Cáritas es un signo de esperanza a través de sus programas sociales. Su formación es una prioridad permanente, pues solo un voluntariado bien formado, cristiana y técnicamente, es garantía de buen servicio a los hermanos desfavorecidos. En la actualidad, el voluntariado de Cáritas en nuestra Diócesis supera las setecientas personas.

Además de buscar caminos de promoción para las personas y colectivos más vulnerables y excluidos de nuestra sociedad, Cáritas desarrolla una labor de denuncia de las injusticias sociales apoyando y participando en campañas de sensibilización que profundizan en las causas de la pobreza y ofreciendo propuestas de alternativas y cambio social.

Cáritas es una gran familia. Nuestra red diocesana está constituida por unos cien equipos de Cáritas, agrupados en arciprestazgos, que se extienden desde la Bahía de Cádiz hasta el Campo de Gibraltar y la Diócesis de Ceuta. Igualmente, nuestra Cáritas Diocesana de Cádiz forma parte de Cáritas Regional de Andalucía y pertenece a Cáritas Española junto a otras 68 Cáritas Diocesanas de España y, ésta a su vez, es miembro de Cáritas Internationalis junto a 192 Cáritas de otros tantos países o regiones.

Cáritas está abierta siempre a acoger a todos aquellos que se sientan llamados a construir un mundo más justo y habitable para todos, en hacer visible hoy ya el Reino de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s