“Deberíamos estar más presentes y acompañar a la gente que está sufriendo“

Gabinete Prensa-Cádiz y Ceuta

INICIO

Diego Rodríguez es el Director del Secretariado diocesano de Pastoral Obrera para Cádiz y Ceuta

Diego Rodríguez es el Director del Secretariado diocesano de Pastoral Obrera para Cádiz y Ceuta

Los datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística, en la Encuesta de Población Activa (EPA), reflejan que Cádiz es la primera provincia española en número de parados con un 40,63% de desempleados, superando en más de 14 puntos la media nacional, que ronda el 26%. En la provincia hay un total de 233.600 personas sin trabajo.

La situación en Ceuta no es mucho mejor, ya que el 37,84% de la población en edad de trabajar no puede hacerlo.

El Director del Secretariado diocesano de Pastoral Obrera, Diego Rodríguez, nos muestra su preocupación ante estos datos y nos cuenta de qué manera la iglesia de Cádiz y Ceuta está trabajando para paliar esta situación.

Pregunta: ¿Cómo se reflejan estos datos en la Diócesis y que impacto está teniendo en ella?

Respuesta: El impacto que está teniendo es alarmante. Estos datos, de alguna manera, no son nuevos en nuestra diócesis, ya que antes de la crisis el nivel de desempleo ya era muy alto. Ahora, como es lógico, la situación se ha agravado aún más y es preocupante que de cada 10 personas en Cádiz, 4 estén desempleadas, y en Ceuta la situación es muy similar.

Más que fijarnos en las cifras de la EPA, tendríamos que hacerlo en todas esa personas, que con sus familias, lo están pasando tan mal. Como es obvio, nos preocupa el desempleo, pero sobre todo lo que esto conlleva, las carencias que sufren las personas en alimentación, vivienda, sanidad… Estamos viendo que los derechos fundamentales de las personas están siendo eliminados y todo por beneficiar al que más tiene. La crisis no es culpa de los trabajadores sino de los que la han creado, que no son otros que los bancos y los estados que con sus políticas han permitido que esta situación sea cada vez más cruel.

P. Los jóvenes son el sector de la sociedad que peor lo está pasando con un 60% de desempleo…

R. Este es uno de los problemas más graves en cuanto a qué futuro les espera. Preocupan mucho las pensiones, ¿cuántos años van a tener que trabajar los jóvenes de hoy para disfrutar una pensión? ¿A qué edad se van a jubilar, si hay personas que comienzan a trabajar con 40 años? Y luego el asunto de quiénes van a sostener esas pensiones si no se está ingresando dinero.

Tantas reformas laborales que se han hecho y que no han servido para nada. En vez de crear empleo lo que han hecho es agravar más la situación y el poco empleo que se ha creado es en una situación precaria. Hoy no sólo sufren los que no tienen un empleo, también hay gente que tiene trabajo y que está sufriendo por padecer un empleo precario.

P. ¿Qué trabajo está haciendo el Secretariado diocesano de Pastoral Obrera en este sentido?

R. Desde que empezó la crisis todo nuestro trabajo ha estado enfocado hacía este asunto. Por poner un ejemplo, las jornadas de Pastoral Obrera del pasado año se titularon “La plaga del desempleo, un reto para la sociedad y la Iglesia”. Esta lacra del desempleo nos obliga a un compromiso directo en lo social y lo político, no sólo a una solidaridad económica. Tenemos que hacernos presentes en esta realidad y para ello, os adelanto que nuestras jornadas de este año irán encaminadas al compromiso de los cristianos en la vida social y política desde la fe.

La Iglesia está trabajando bien en el tema del desempleo, pero pienso que deberíamos estar más presentes y acompañar a la gente que lo está padeciendo. Tendríamos que acompañarlos en sus luchas. Hay una gran solidaridad con las ayudas económicas, pero sólo con esto no vamos a salir de esta crisis. Esto sólo sirve como una ayuda pasajera a las personas y no estamos ayudando a que se transforme esta realidad. Creemos que otro mundo, otra economía y otras políticas son posibles.

P. ¿Cuál es el papel de los cristianos ante la situación que viven las víctimas del desempleo?

R. No sólo como cristianos, sino como personas tenemos el derecho a participar en la vida social y política, y como cristianos la fe también nos llama a estar presentes en ese ámbito. Como creyentes es necesario tomar esta postura y desde nuestra fe aportar nuestro trabajo.

P. ¿Qué mensaje puede enviar la Iglesia a nuestra diócesis, que es la que está siendo más castigada según los últimos datos de la EPA?

R. Un mensaje de esperanza, pero de esperanza activa. Nos tenemos que  comprometer en transformar esta realidad, con un mensaje de ánimo y de seguir en la lucha, pensando que es posible si todos ponemos de nuestra parte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s