Nos vamos quedando sin “mayores” de la fe y en la fe. ¿Una Iglesia sin “presbíteros”? ¿Sin “ancianos”?

Opinión / José de Araujo, Consiliario Vida Ascendente – Cádiz y Ceuta

INICIO

Parábola de una vieja chimenea destinada y entregada a dar fuego y calor en el hogar familiar, ante el previsible destino de su fin, de su cierre y de quedarse sin misión, sin destino, olvidada, abandonada o marginada.

Lectura sapiencial en unos viejos troncos y en unos troncos nuevos; de viejos troncos -últimos- que arden y de nuevos troncos destinados a arder.

El leño verde -tronco de árbol- destinado a arder y dar calor, tiene que:

  – desprender el agua -humedad- que porta.

  – necesita la acogida en la chimenea hogareña, donde realizará su misión de dar fuego y calor.

  – si lo ponemos de seguida en el fuego, no arde, no dá calor y si dá humo  que oscurece o nubla y aturde.

  – necesita un tiempo de “secado” y de pre-calentamiento.

  – necesita la experiencia, el calor y el fuego de los troncos -leños- que ya arden, y que al consumirse en su entrega al fuego y al calor a desprender, le prepara camino al bisoño.

  – el nuevo tronco preparado y enriquecido del viejo -anterior- hará permanente el fuego, continuará su fin de dar calor, y lo hará desde su propia fuerza -recibida de la naturaleza y no autónoma-.

  – el hogar seguirá con fuego y calor, continuado, permanente y enriquecido con nuevas entregas, nuevos ofertorios y nuevos holocaustos.

A la memoria de los que Dios les ha dado vida, y a los que los hombres los han puesto al margen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s