El cónclave de Benedicto XVI

A. Montero

INICIO

Autor foto: Aurelio Báscones / Obispado Cádiz y Ceuta

Autor foto: Aurelio Báscones / Obispado Cádiz y Ceuta

  • El papa emérito vivirá “oculto del mundo” la elección de su sucesor 

Después de una intensa semana de reuniones para “ponerse al día” sobre los desafíos que le deparará a la Iglesia durante los próximos años, los 115 cardenales electores ya se sienten preparados para elegir al nuevo Papa. Benedicto XVI también rezará por ellos pero desde su propio “cónclave”, en un enclave particular que se encuentra en pleno corazón de Castelli Romani.

Mientras Roma se prepara para la primera fumata del día -previsiblemente negra-, Castel Gandolfo vive con tranquilidad las horas previas del inicio del cónclave. Ellos no se pueden quejar, tienen como huésped al papa emérito al menos durante dos meses. Por sus calles aún podemos ver fotos y banderas que recuerdan lo vivido el pasado jueves 28 de febrero, cuando hizo su última intervención como Obispo de Roma desde el balcón del palacio apostólico de verano, fue histórico: “soy, simplemente, un peregrino que empieza la última etapa de su peregrinación en esta tierra”. Pero Joseph Ratzinger también seguirá este cónclave de una forma aún más especial, “con llave” y vigilado por la gendarmería vaticana en el palacio apostólico que sobresale en el paisaje del lago de Albano, dedicado a la oración y a la meditación.

Aún se siguen escuchando muchas conjeturas acerca de cómo debería ser el nuevo papa, pero entre todas ellas destacaría el eco que hace el corresponsal para el diario ABC, Juan Vicente Boo, sobre las palabras de un jesuita americano: “los cardenales quieren un Jesucristo con un máster en dirección de empresas”. Más cercano a nuestra realidad, el cardenal Antonio Cañizares, durante un almuerzo el pasado domingo en el Colegio Español de Roma nos decía que: “Dios ya ha elegido al nuevo Papa”. Quinielas a parte, sobre quién y cómo será el nuevo Romano Pontífice, nosotros esperaremos esperanzados ese momento en oración para que la “fumata blanca” nos indique, Dios lo provea más pronto que tarde, quién es “el elegido” para ocupar la Sede de Pedro que Benedicto XVI ha dejado vacante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s