Francisco, un Papa como llovido del cielo

Antonio Montero / Gabinete Prensa-Cádiz y Ceuta

INICIO

Foto: Aurelio Báscones para obispado Cádiz y Ceuta

Foto: Aurelio Báscones para obispado Cádiz y Ceuta

  • El nuevo papa Francisco presidirá la misa con los cardenales en la Capilla Sixtina a las 17h
  • El domingo 17 presidirá el primer ángelus del pontificado a las 12h.
  • La misa de inauguración del pontificado se celebrará el martes 19 de marzo, a las 9.30 horas.

Después de las bromas de ayer en la Sala Stampa, sobre la composición de la fumata blanca, resulta que nos sale un papa químico. Cosas del Espíritu Santo, que le encanta romper quinielas y expectativas creadas por los hombres, y no deja de sorprender. Un trece del tercer mes de dos mil trece, ésta es la composición para recordar al sucesor de Pedro número 266.

Una lluvia incesante, una alfombra de paraguas y cámaras que llenaban de color y de luz la Plaza de San Pedro esta tarde de miércoles. Respuesta a un clima inesperado e imprevisible, como la propia ciudad de Roma. Pero allí estábamos miles de personas venidas de todo el mundo, aguantando el chaparrón y sin movernos del sitio. Viviendo la historia en primera persona pero sin el tiempo necesario para poder digerir lo que nos iba a suceder en breves momentos.

Las campanas de la Basílica habían tocado ya las siete en punto y, entre periodistas, comentábamos que esa “tercera fumata” tardaba demasiado para ser negra. Era la quinta votación de los cardenales y no sabíamos aún si sería un cónclave breve o un poco más largo de lo habitual. Se intuía que estaba sucediendo algo especial, se respiraba en el ambiente, pero sólo nos atrevíamos a mostrar lo que sentíamos con gestos propios, provocados por los nervios de la espera. Y así fue cómo se desarrolló nuestra corazonada: pasados los seis primeros minutos de las siete de la tarde una humareda blanca iluminó de repente el cielo de la basílica de San Pedro. Los paraguas habían desaparecidos de la Plaza, había dejado de llover.

En ese momento, un colega del gremio audiovisual comenzó a llorar de alegría mientras tomaba posición con su cámara; quería retratar a la persona que había hecho historia esa tarde, al causante de esas lágrimas que derramaban esperanza. A mi lado, haciendo más amena la espera hasta saber quién era el nuevo Papa, una radio latinoamericana retransmitía en directo para su país los detalles de la elección. Justo detrás de sus micrófonos y en voz baja, un bombero del Vaticano alababa proféticamente entre bromas la capacidad que tienen en el sur de América para transmitir pasión en sus palabras. “¿Os imagináis que saliera un papa latinoamericano?” decía el italiano, “sería genial porque sois buenos comunicadores”. Y continuaba diciendo: “Yo no creo que salga un Juan Pablo III pero, mientras sea serio con la Curia y bueno para el Pueblo, bendito sea”.

Lo confieso, cuando le vi aparecer sobre el balcón de la Logia, saludando con naturalidad y con una sonrisa sincera que transmitía serenidad, me recordó a Juan XXIII y a Juan Pablo I. Se le veía muy cómodo delante de su rebaño, pontificando por vez primera con un “buona sera que nos hizo estallar a todos en aplausos. Al papa Francisco también se le veía muy emocionado y al mismo tiempo tranquilo; quiere ser “el papa de todos” y ganas no le faltan. Después de pedir silencio, antes de dar su primera bendición “Urbi et orbe”, nos pidió a todos un favor: “vi chiedo che voi pregate il Signore perchè mi benedica”, que rezáramos en ese momento a Dios para que le bendijera primero a él. E inclinandose con reverencia  ante su rebaño, dejó que la plegaria del Pueblo de Dios hiciera su tarea. Signos y gestos que dicen mucho de este pastor bueno.

Nos hizo esperar poco más de una hora desde la “fumata blanca”, con frío y bajo un cielo amenazante, pero mereció la pena. Un Papa que habla español con acento argentino y jesuita. Un latinoamericano que elige el nombre de Francisco de Asís y que evoca con sencillez y austeridad una renovación siempre necesaria en la Iglesia. Un Papa que se inclina ante Dios, delante de su Pueblo, y que me ha hecho llorar como un niño mientras intentaba mantener fija la cámara que registraba ese momento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s