IX Encuentro diocesano de Catequesis: catequistas, testigos de la fe

Manuel López / Gabinete Prensa-Cádiz y Ceuta

INICIO

IX-Encuentro-de-Catequistas-1

Convocados por el Obispo diocesano, Mons. Rafael Zornoza, los catequistas de Cádiz y Ceuta acudieron a la cita anual. Este año la inscripción superó las cuatrocientas personas.

La mañana comenzó fresca y con amenaza de lluvia. Los adolescentes y jóvenes de Chiclana, desde bien temprano estuvieron instalando mesas para la acogida, entrega de documentación, ventas de Biblias de la Conferencia Episcopal Española, y un café calentito con rosquillas elaboradas por sus familias.

Fueron la savia nueva que apunta un nuevo estilo, un nuevo compromiso. Pusieron la alegría, la juventud y el calor de una Iglesia que se renueva, compromete y, sobre todo, vive la fuerza del Evangelio.

Acto seguido se tuvo la oración ante Jesús Sacramentado. Un momento tranquilo, sin prisas, donde el canto, la adoración, y la alabanza ocuparon el comienzo del Encuentro.

El Rvdo. D. Ángel Castaño, profesor de la Universidad eclesiástica de San Dámaso, de Madrid, fue el encargado de dar la ponencia.

Partiendo de la pregunta inicial ¿qué es la Fe?, fue cautivando a todos los asistentes con sus palabras cercanas, ejemplos y vivencias personales. Recordó que el catequista ha de vivir en primer lugar a la escucha de Dios y en dialogo con Él.

Don Ángel, continuó su tema de formación apuntado de una manera sencilla y práctica ¿cómo es el catequista testigo de la fe hoy? Es testigo ante todo, de la verdad de Dios, de su Revelación y de la vida cristiana en la Iglesia, estando convencido, capacitado, formado para dar razón de su esperanza. Todo esto será posible si la catequesis está impregnada de la oración, del dialogo personal, íntimo con Dios. De la oración personal, litúrgica, comunitaria…

El catequista es testigo de la belleza de la fe. La vida del catequista tiene que ser expresión de la belleza de una vida autentica, que manifieste la verdad de Dios. La belleza también se expresa a la hora de la utilización de los lugares propios de la catequesis, donde el orden de la sala, la limpieza… expresan la belleza del hogar de la madre Iglesia. El silencio es un elemento bello, porque posibilita la escucha de Dios.

El catequista es testigo de la bondad de la fe, que es expresada con su vida siendo testigo de la bondad de Dios, de la educación en la justicia, honestidad, generosidad y gratitud. Hoy es preciso poner de relieve y ejercitarse en la generosidad, en el perdón, con compromisos concretos que hacen posible una vida distinta, una vida de cara a Dios.

El catequista es testigo de la unidad de la fe. Estamos llamados a ser expresión de unidad ante el mundo. Una unidad fundamentada no en acuerdos personales, sino en el Amor, vínculo de la unidad. “Mirad como se aman”.

Después de un trabajo en grupos y un descanso merecido, se agruparon por zonas para compartir los alimentos que cada uno traía de su casa.

La puesta en común de los trabajos realizados y un diálogo con el Sr. Obispo, que aprovechó para informar de las normas diocesanas que regirán en la diócesis para todo el proceso catequético, sirvieron para completar el día. La Eucaristía puso punto final a un Encuentro que sirvió para recargar las pilas y volver cada uno a sus lugares de destino llenos de ilusión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s