Desde Cádiz… con esperanza

Antonio Alcedo /OPINIÓN/ Gabinete Prensa-Cádiz y Ceuta
INICIO

antonioalcedoMe han pedido que «reaccione» ante la elección del Papa Francisco. Y con gusto respondo a esta petición, tomando prestado, aunque con cambios, el título de la célebre película de Bond, y sólo como me es posible hacerlo: desde mi realidad, mi historia y mi experiencia. No va a ser, pues, una respuesta teórica, de circunstancias, sino vital. Los medios se han encargado de traernos la noticia en directo, en tiempo real, como hoy se dice. Los datos se acumulan, y las reacciones se atropellan unas a otras. En escasos diez minutos, el Papa Francisco se ha encargado de dejarnos  caer varios signos que se han hecho tremendamente elocuentes. El primero: se ha presentado como un hombre inerme. No ha querido ningún signo de poder (“No tengo oro ni plata…”[ Hech.3,6]). Se ha sonreído y ha saludado como se saluda al llegar a casa: “Queridos hermanos y hermanas, buenas tardes”. Le ha quitado pomposidad a un momento esperado por millones de personas en todo el mundo (“No tengáis miedo, soy yo”[Mt 14, 27].) Antes de bendecir al pueblo, le ha pedido que rece por él para que Dios también a él le bendiga. Y ha puesto en silencio y en oración a toda la plaza de San Pedro. (“Cuando oréis, decid: Padre nuestro” [Mt 6, 9]). Finalmente, se ha despedido como en la familia: “Buenas noches, que descanséis bien”. Son gestos como para despertar la esperanza del más desengañado de los cristianos. Algo se va a mover, y pronto, en la Iglesia.

Y luego, su figura. ¿Por qué ha habido tanta gente (comentaristas, tertulianos, pero también gente de la calle) que lo ha asociado en seguida a Juan XXIII? A mi me ha llevado a los tiempos en que comencé mi sacerdocio, cuando el Papa Juan acababa de anunciar el Concilio. En aquella época dura (guerra fría, años de la posguerra mundial), el Señor mandó a la Iglesia a alguien capaz de sacudirla desde sus cimientos. En esta época nuestra, no menos dura e igual de difícil, ¿no habrá mandado también el Señor a otro Papa también “sacudidor” de conciencias y de estructuras anquilosadas? (y, encima, se ha puesto el nombre de Francisco).

Después de que Benedicto, con su renuncia,  haya rebajado el papado de una condición “casi divina” a una condición más humana, cercana, débil, el nuevo Papa viene a encarnar en su persona esta nueva condición, para decirnos que la Iglesia la lleva el Señor, no Pedro, y que unos gestos sencillos pueden hablar con más fuerza y a mucha más gente que las grandes tramas mediáticas, manejadas por los poderes políticos o financieros del mundo. (“Seréis mis testigos (testigos de un galileo, nacido en una aldea desconocida, en un país minúsculo y ocupado) hasta los confines de la tierra” [Hech 1, 8]).

Al repasar la historia que he vivido: historia de la Iglesia del posconcilio, pero también historia de esta tierra a la que pertenezco, con sus momentos de gloria y con sus actuales tragedias (paro, droga, emigración, desesperanza de tantos), siento que  este signo de Dios que es el nuevo Papa, me habla de esperanza: Esperanza para la Iglesia, que debe recuperar la ilusión del Concilio y su espíritu, saliendo de sus cuarteles de invierno y de sus seguridades medrosas para ir al encuentro del hombre de hoy, más necesitado que nunca de esperanza y de razones para vivir. Esperanza también para nuestra tierra, tan lacerada, que tiene derecho a esperar que el nuevo Papa sea «voz de los sin voz» (como lo ha sido en su tierra de origen) ante este mundo egoísta y ante sus dirigentes, y a la vez, desde la debilidad –no desde el poder- animando a caminar a tantos millones de personas que sienten incapaces de hacerlo solas (“En nombre de Jesucristo Nazareno, levántate…” [Hech 3, 6]).

Por eso digo que,  desde mi historia y desde mi tierra, saludo el próximo futuro con esperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s