Obituario del padre Miguel Cisteró Cisteró

José Antonio Hernández G.

INICIO

Tras recorrer una dilatada trayectoria vital y un variado itinerario pastoral, Miguel Cisteró ha fallecido en Algeciras a la edad de 93 años. Este sacerdote sencillo, inteligente y trabajador, ha vivido una vida intensa, entregada a los demás y dedicada, especialmente, a la atención de los enfermos, de los emigrantes y de los integrantes de mundo obrero. Su manera preferida de predicar – de explicar el sentido de la oración, de la vida sacramental, del ejercicio de la caridad- era conversando y compartiendo los problemas y las alegrías de sus hermanos.

En nuestra opinión la fuerza de sus palabras -claras y valientes- residía en su identificación con las situaciones de injusticia y de desigualdad. El valor de sus denuncias de los comportamientos insolidarios, de las diferentes formas de marginación social y de la pobreza de la mayor parte de la humanidad estribaba en su vida coherente y austera, en un comportamiento dotado de una notable capacidad para hacer creíbles y vivibles sus palabras. Su testimonio no sólo arroja una potente luz enfocada a los problemas más actuales e importantes de este mundo caótico y competitivo, lleno de luces y transido de sombras, sino que, además, suministra unas pautas que, copiadas del Evangelio, siguen siendo válidas para sensibilizar las conciencias y para sembrar las semillas de la libertad, de la justicia y del amor.

Su conducta, sus actitudes y sus palabras constituyen una invitación fraternal a compartir la vida y una vacuna contra la invasión de ese sentimiento de desesperanza, de impotencia, de derrota y de ansiedad que, a veces, amenaza a muchos de nuestros conciudadanos. La vida del padre Miguel es un estimulo para evitar que nos arrastremos por las apatías que pueden derivar en la desintegración ruinosa, un testimonio que conserva la frescura y recupera la intensidad de vida entregada a los hermanos y, también, una invitación para que pensemos retrospectivamente en nosotros mismos sin que nos asalten las oleadas de la nostalgia.

Algunas vidas sacerdotales, ejercidas como un constante servicio la comunidad eclesial y al mundo necesitado siguen interpelando a quienes sienten el deber y la urgencia de transmitir con su testimonio y de pregonar su palabra el “milagro” del amor. Que descanse en paz.

Anuncios

Un pensamiento en “Obituario del padre Miguel Cisteró Cisteró

  1. Pingback: HOAC | En la muerte de Miguel Cisteró | Hermandad Obrera de Acción Católica |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s