Las Cofradías ceutíes pierden autonomía por orden del Obispo

L.M.A. / SOCIEDAD / EL FARO DE CEUTA
INICIO

El mundo cofrade no suele sacar nunca los trapos a lavar fuera de casa. Sin embargo, en los últimos meses se está padeciendo una situación que debe ser resuelta por el Obispo de la Diócesis de Cádiz y de Ceuta, Rafael Zornoza y que aún se desconoce como podrá resultar de manera definitiva. Estamos hablando de una decisión particular de la primera autoridad eclesiástica, según la cual el Consejo de Hermandades y Cofradías de nuestra ciudad ha perdido competencias en favor del Consejo General de Hermandades y Cofradías de la provincia de Cádiz. Es decir, que Ceuta, a pesar de ser Obispado, dependería, para todas sus cuestiones burocráticas y administrativas de la capital gaditana. Por supuesto que esta decisión episcopal no ha sentado nada bien en el Consejo de Hermandades y Cofradías y han interpuesto un recurso contra la decisión del Obispado, pero no parece que la misma puede tener mucho recorrido más.

Significado

¿Qué significa que el Consejo de Hermandades y Cofradías no tenga una autonomía y pueda resolver sus asuntos en la Vicaría General Ceuta? De entrada, una desconsideración ante una Consejo de un Obispado concreto como es el de Ceuta. Y luego que la tramitación de muchos asuntos como serían, por ejemplo, las elecciones en las distintas Cofradías, las reglas de las mismas y más asuntos administrativos no se resolverían por la Vicaría General de Ceuta, sino que la misma se limitaría a enviarlos al Obispado de manera directa.

El Consejo de Hermandades y Cofradías de Ceuta estaba hasta ahora al mismo nivel del de la provincia de Cádiz, pero ante una situación como la que nos ocupa dentro de nada tendría la misma consideración que el de Algeciras, que es simplemente local.

‘El Faro’ ha tenido la oportunidad de hablar con numerosos cofrades de nuestra ciudad. Mientras algunos, como es el caso del presidente de la Junta de Hermandades y Cofradías, Juan Carlos Aznar, ha declinado cualquier comentario sobre el particular hasta que no sea resuelto el recurso por parte del Obispado, porque así se lo había prometido a Monseñor Zornoza Boy, hay otro grupo, entre ellos algunos hermanos mayores que consideran que es una pérdida de la autonomía con la que se ha venido funcionado a lo largo de la historia, en virtud de la consideración de Obispado que tiene Ceuta, que data ya de hace muchos siglos y que no es cuestión de perder ahora.

Lo que sucede como decíamos al comienzo de esta información es que el mundo cofradiero prefiere, en todo caso, lavar los trapos sucios en casa siempre que se pueda tener un intercambio de pareceres con la autoridad eclesiástico. También los hay que están siempre a los que dispongan desde Cádiz o bien desde la misma Vicaría General.
No hay mucha confianza en que el recurso que se ha interpuesto ante la decisión del Obispado se resuelva a favor de los intereses de las Cofradías de nuestra ciudad.

Sin embargo, habrá que estar atento porque lo que algunos no desean es que los privilegios con los que cuenta Ceuta por ser un Obispado se pierdan por decisión de determinados asesores que el Obispo tenga cerca suya en la sede gaditana.

Una historia que se repite con mucha frecuencia

Cuentan quienes conocen de verdad el mundo de las Cofradías de nuestra ciudad, muchas veces tan herméticas, que cuando se produce algún cambio al frente del Obispado, siempre el nuevo obispo intenta recortar derecho y privilegios del Obispado de Ceuta. Pero, en ocasiones no por sí mismo, sino por muchos acólitos que le rodean y que le asesoran allá en el Palacio episcopal de la capital gaditana. Algunos ya veteranos confirman que cuando Monseñor Antonio Ceballos llegó a Cádiz intentó algo parecido, hasta que por fin se dio cuenta que no merecía la pena y que Ceuta merecía tener todos sus derechos permanentes. Pero claro, ahora con la situación que Zornoza Boy parece que sucede algo parecido, con un añadido y es que desde la Vicaría General de Ceuta no se defiende la plaza como se debería hacer. Hay quien comenta que el anterior Vicario General, Francisco Correro, en más de una ocasión debió hacer valer su situación a pesar de que su puesto se debía a una decisión del Obispo. Pero lo hizo, pero el actual, Juan José Mateos, sin que su actuación deba ser criticable, ha adoptado por otra fórmula bien distinta y es que entiende que su puesto es por confianza del Obispo y no discute para nada sus decisiones.

Además, algunos asistentes a las reuniones de la Junta de Hermandades y Cofradías han comentado en determinados círculos que en más de una ocasión algún hermano mayor se ha tenido que enfrentar con el vicario general por algunas decisiones adoptadas por su persona.

Estos cofrades de Ceuta, los de toda la vida, entienden que desde Cádiz se ve Ceuta como una parte más de su Obispado y en el fondo no se desea que haya una continuidad de dos Obispado con dos obispos, aunque la persona sea la misma. Nunca ha gustado y parece que sigue igual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s