La primera piedra del Retablo de los Genoveses, a la luz en su restauración

Tamara García / Diario de Cádiz

INICIO

Imagen de la primera piedra del Retablo de los Genoveses (en mármol) con su tapa de pizarra y la placa de cobre. Foto: Diario de Cádiz

Imagen de la primera piedra del Retablo de los Genoveses (en mármol) con su tapa de pizarra y la placa de cobre. Foto: Diario de Cádiz

Una caja de mármol blanco de 19×19 centímetros de planta y unos 13 centímetros de altura con un hueco prismático. En su interior, una placa de cobre con una inscripción. Una tapa de pizarra cubre la joya y su misterio.Año 1670 en 23 de julio día de St Apolinar se puso la primera piedra desta Capilla, de la Nazion Ginouesa… Las primeras líneas de la leyenda no dejan duda alguna. La caja de mármol blanca colocada hábilmente tras el zócalo de la base del retablo es su primera piedra. La primera piedra del Retablo de la capilla de los Genoveses, custodiada por el tiempo en la Catedral Vieja de Cádiz y que volvió a ver la luz, cuatro siglos después, durante la restauración de la pieza entre 2004 y 2007. 

Han tenido que pasar siete años para que este descubrimiento también vea la luz para la opinión pública. Es el conservador y restaurador emérito del Museo de Cádiz, José Miguel Sánchez Peña, quien ha facilitado la trascendencia de este hallazgo que realizó el director de la empresa Ars Nova Restauración de Bienes Culturales, Fabián Pérez, quien fue el responsable de los trabajos de restauración del Retablo de los Genoveses.

Sánchez Peña da a conocer el descubrimiento de este emblemático elemento en su artículo La capilla de la nación genovesa en Cádiz que ha sido publicado recientemente en Génova en las Atti(Actas) de la Societá Ligur di Storia Patria. Un interesante documento donde el investigador explica al detalle la historia del Retablo de los Genoveses y la influencia de la comunidad genovesa en el arquitectura gaditana de la época.

Tal y como Sánchez Peña explica en el artículo, el historiador y restaurador Fabián Pérez Pacheco encontró “tan preciada joya” mientras “desmontaba el retablo” durante una restauración que fue “larga y laboriosa” pues tuvieron que ser desmontados “todos sus elementos y trasladados al torreón de la propia iglesia de Santa Cruz para su tratamiento”.

Así, mientras despiezaba esta obra elaborada en mármoles de colores, Pérez Pacheco halló en el zócalo frontal de la mitad del lado de la epístola, tras el rodapiés gris, la enigmática caja de mármol blanco cubierta con la tapa de pizarra.

Su sorpresa aún fue mayor cuando al destaparla descubrió la placa de cobre con esta leyenda escrita, tal y como reproducimos a continuación, en letra cursiva: “Año de 1670 en 23 de Jullio dia de St Apolinar se puso la primera piedra desta Capilla, de la Nazion Ginouesa que se renueva. con este Retablo de Jaspes y alabastres Governando. La Iglesia nuestro muy Stº Padre Clemente dezimo, Reynando en España D. Carlos Segundo, y siendo Obispo desta SSta. Yglesia de Cadiz, el Ilmº. Sor D F Alonso Vasquez de Toledo, y siendo mayordomo & Juan Andres Panes“.

Este hallazgo, “un hecho insólito e infrecuente”, viene a completar, “más si cabe”, la historia de este singular monumento que con el paso de los años padeció un precario estado de conservación que le acarreó problemas de estabilidad y su consecuente riesgo de desprendimiento. “Afortunadamente -como explica Sánchez Peña- en el año 2000 se toma conciencia del tema y se elabora un proyecto de actuación sufragado por el Obispado de Cádiz y la Consejería de Cultura”, recuerda.

Ya restaurado, y conscientes sus artífices de la existencia de la primera piedra, el Retablo de los Genoveses volvió a exhibirse con todo su esplendor durante la inauguración de la exposiciónAndalucía Barroca en 2007.

La restauración también trajo otra buena nueva para la puesta en valor de la pieza. Y es que el Cabildo Catedral aceptó que las cuatro imágenes de santos originarias del retablo (que fueron llevadas a la Catedral Nueva) volviesen a su emplazamiento primitivo.

“La apertura de la Nueva Catedral fue un hecho nefasto para el arte en Cádiz pues se desmantelaron, y se destruyeron, retablos completos ya que se llevaron muchísimas esculturas a la nueva Catedral. De hecho, el templo que más sufrió estos efectos fue la Catedral Vieja, y más concretamente el Retablo de los Vizcaínos, frontero al de los Genoveses. Ya no existe, y las esculturas, salvo la Coronación de la Virgen, están en la Catedral Nueva. Respecto al Retablo de los Genoveses, aún subsiste por las dificultades que conllevaba desmantelarlo, afortunadamente para nosotros”, valora el investigador para este periódico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s