La Igle­sia, con los in­mi­gran­tes: quien aca­ri­cia a los po­bres, to­ca la car­ne de Cris­to.

Cristina Sánchez Aguilar / Alfa y Omega
INICIO

IMG_0127.PNG
Ga­briel Del­ga­do, Se­cre­ta­rio de Mi­gra­cio­nes de Cá­diz, con jó­ve­nes in­mi­gran­tes en un pi­so de aco­gi­da de la dió­ce­sis ga­di­ta­na. Fo­to: Joa­quín Pino/ Dia­rio de Cá­diz

Des­de que em­pe­zó el año 2014, al­re­de­dor de 3.500 in­mi­gran­tes han si­do in­ter­cep­ta­dos en las cos­tas es­pa­ño­las, se­gún los úl­ti­mos da­tos de la Agen­cia Fron­tex. Un da­to que cons­ta­ta un au­men­to del 35% con res­pec­to al mis­mo pe­río­do del año pa­sa­do. 120 de ellos son me­no­res de edad. Unos al­can­zan la tie­rra es­pa­ño­la es­con­di­dos en los ba­jos de un ca­mión o de un au­to­bús. Otros vie­nen en pa­te­ra. Tam­bién los hay po­li­zo­nes de bar­co. En Es­pa­ña, cuan­do se cer­ti­fi­ca que son me­no­res, la ley del Me­nor fun­cio­na. «Es una de las le­yes más avan­za­das que hay. Es­tán muy pro­te­gi­dos», afir­ma don Ga­briel Del­ga­do, Se­cre­ta­rio de Mi­gra­cio­nes de la dió­ce­sis de Cá­diz y Ceu­ta. El pro­ble­ma es el día que cum­plen los 18 años, cuan­do to­da esa pro­tec­ción des­apa­re­ce, y só­lo les que­da la ca­lle. «No­so­tros aten­de­mos a es­tos jó­ve­nes con los re­cur­sos de la Igle­sia, pe­ro sin sub­ven­cio­nes ni nin­gún ti­po de apo­yo», aña­de.

Es el ca­so de Alí Mous­ta­fá. Tie­ne 16 años y lle­gó a Cá­diz des­de Gha­na ha­ce un mes y me­dio. Que tie­ne esa edad es una su­po­si­ción. Un mé­di­co, tras rea­li­zar la per­ti­nen­te prue­ba ósea, sos­tie­ne que tie­ne 18 años. Otro, cer­ti­fi­ca que po­dría te­ner en­tre 15 y 18. La di­fe­ren­cia es im­por­tan­te: si es me­nor, la ley le am­pa­ra­ría has­ta la ma­yo­ría de edad y la Jun­ta de An­da­lu­cía se ha­ría car­go de dar­le un te­cho, ma­nu­ten­ción, edu­ca­ción y sa­ni­dad. Si no, se irá a la ca­lle. An­te la du­da, el juez dic­ta­mi­na que tie­ne 18 años, y el pro­ce­di­mien­to que se si­gue con él es el del res­to de adul­tos: Alí pa­sa 51 días de en­cie­rro en un Cen­tro de In­ter­na­mien­to (CIE) en Ta­ri­fa. Cuan­do sa­le, se di­ri­ge –co­mo tan­tos otros– al Se­cre­ta­ria­do de Mi­gra­cio­nes de Cá­diz, don­de Ga­briel, jun­to con un am­plio equi­po de tra­ba­ja­do­res y vo­lun­ta­rios, sos­pe­chan del dic­ta­men del juez. «Él nos di­ce que tie­ne 16 años. Se le ve en la ca­ra. Así que nos po­ne­mos ma­nos a la obra pa­ra que el chi­co con­tac­te con su fa­mi­lia y pue­da pe­dir el cer­ti­fi­ca­do de na­ci­mien­to, por­que es­te do­cu­men­to pri­ma en la le­gis­la­ción», afir­ma Del­ga­do.

No es un pro­ce­so rá­pi­do. Mien­tras, el equi­po de la aso­cia­ción Car­dijn – ape­lli­do de Jo­seph Car­dijn, fun­da­dor de la Ju­ven­tud Obre­ra Cris­tia­na, la JOC– se en­car­ga de él. «Se le no­ta el su­fri­mien­to», di­ce Juan Car­los Car­va­jal, coor­di­na­dor de la aso­cia­ción. Nor­mal. Alí cuen­ta a Al­fa y Ome­ga có­mo sa­lió de su Gha­na na­tal con tan só­lo 12 años. Su fa­mi­lia es­ta­ba des­per­di­ga­da por el país, y él es­ta­ba so­lo y sin fu­tu­ro. Así que Re­yes, con una fa­mi­lia de in­mi­gran­tes ni­ge­ria­nos en la pa­rro­quia em­pren­dió un via­je de 4 años, has­ta al­can­zar el sue­ño eu­ropeo. Por el ca­mino ha su­fri­do pér­di­das, co­mo la de «una per­so­na que me acom­pa­ña­ba des­de mi país, que era co­mo de mi fa­mi­lia, y que mu­rió en el bos­que», ex­pli­ca con tris­te­za.

Jun­to a Alí es­tá Be­noit, un jo­ven ca­me­ru­nés de 25 años que vi­ve en uno de los pi­sos que la Igle­sia en Cá­diz po­ne a dis­po­si­ción de los in­mi­gran­tes que ne­ce­si­tan un tiem­po más lar­go de es­tan­cia en la pro­vin­cia. Be­noit ha­bla un tí­mi­do es­pa­ñol, pe­ro sa­be con­tar su his­to­ria con fir­me­za. «Tar­dé 6 años en lle­gar has­ta Es­pa­ña», ex­pli­ca a es­te se­ma­na­rio. Sa­lió con 19 años de su tie­rra con un ob­je­ti­vo: «Era el her­mano ma­yor, y mi fa­mi­lia no po­día ha­cer­se car­go de mí. Así que de­ci­dí ve­nir a Eu­ro­pa pa­ra tra­ba­jar y ayu­dar­los». Be­noit, que ha so­bre­vi­vi­do to­dos es­tos años gra­cias a las li­mos­nas que le da­ban en las mez­qui­tas de Ma­rrue­cos y Ar­ge­lia, tie­ne aho­ra otra mo­ti­va­ción aún más fuer­te pa­ra con­ti­nuar bus­can­do tra­ba­jo en Es­pa­ña: «Mi her­mano pe­que­ño quie­re ser sa­cer­do­te en Ca­me­rún, y quie­ro ga­nar di­ne­ro pa­ra en­viár­se­lo», afir­ma. No lo tie­ne fá­cil: du­ran­te su es­tan­cia en el país ma­rro­quí, un po­li­cía le agre­dió con la po­rra y le de­jó sin un ojo. «Na­die le aten­dió allí, tu­vi­mos que lle­var­leal hos­pi­tal co­rrien­do en cuan­to pi­só tie­rra es­pa­ño­la», re­cal­ca Juan Car­los Car­va­jal. Des­pués de va­rias ope­ra­cio­nes, Be­noit lu­ce una pró­te­sis, y re­co­no­ce sen­tir­se «bien, por­que la gen­te es muy bue­na con­mi­go. Me sien­to en fa­mi­lia». Y lo más lla­ma­ti­vo: no sien­te nin­gún ren­cor. «Ad­mi­ro a es­tos chi­cos, tie­nen un co­ra­zón lim­pio que no sien­te odio», se­ña­la Ga­briel Del­ga­do.

His­to­rias co­mo la de Be­noit y Alí se cuen­tan por mi­les. So­bre to­do des­pués del 11 de agos­to. «Hu­bo una lle­ga­da de in­mi­gran­tes ma­si­va a las cos­tas ga­di­ta­nas, co­mo no la re­cor­dá­ba­mos ha­ce años», sos­tie­ne el Se­cre­ta­rio de Mi­gra­cio­nes.

1.240 his­to­rias más

En tres días, 1.240 sub­saha­ria­nos pro­vo­ca­ron el caos en Ta­ri­fa. La Guar­dia Ci­vil ha­bi­li­tó dos po­li­de­por­ti­vos de ur­gen­cia, pa­ra aten­der­los a to­dos, dar­les de co­mer y po­der de­ri­var­los a otros re­cur­sos. Uno de ellos, la dió­ce­sis. «Tu­vi­mos 266 chi­cos en los pi­sos deaco­gi­da», afir­ma Ga­briel. Al­go que fue po­si­ble gra­cias al equi­po y los vo­lun­ta­rios de Car­dijn y el Se­cre­ta­ria­do de Mi­gra­cio­nes, pe­ro tam­bién «gra­cias a los otros in­mi­gran­tes que vi­ven en nues­tros pi­sos, que han que­ri­do cui­dar de ellos, co­ci­nar y ayu­dar­les en to­do lo ne­ce­sa­rio», aña­de Juan Car­los Car­va­jal. Ca­chí es uno de ellos: un jo­ven pa­kis­ta­ní que se ha afa­na­do en co­ci­nar pa­ra cien­tos du­ran­te las aco­gi­das de emer­gen­cia. Icham, de Ma­rrue­cos, le acom­pa­ña en­tre fo­go­nes.

Cá­diz es lu­gar de pa­so pa­ra mu­chos. «Los chi­cos tie­nen cla­ro su des­tino fi­nal. Al­gu­nos van en di­rec­ción a Fran­cia o Ale­ma­nia, y otros tie­nen com­pa­trio­tas en pue­blos de Es­pa­ña», afir­ma Car­va­jal. Así que, en cuan­to pue­den, se mar­chan. En el Eji­do, en Al­me­ría, se en­cuen­tra una gran co­lo­nia de in­mi­gran­tes ma­rro­quíes. Allí es­tá Be­go­ña Arro­yo, de la Fun­da­ción CEPAIM y vo­lun­ta­ria de Cá­ri­tas, que tra­ba­ja en la aco­gi­da de es­tos jó­ve­nes. «En ve­rano se no­ta mu­cho la lle­ga­da ma­si­va. Só­lo en el día de hoy, mi com­pa­ñe­ro y yo he­mos aten­di­do a más de 50 per­so­nas, que lle­van tan só­lo 4 días en Es­pa­ña», ex­pli­ca Arro­yo, que lle­va des­de 2001 aten­dien­do a los in­mi­gran­tes que lle­gan a la cos­ta al­me­rien­se.

Por aquel en­ton­ces, ya ha­bía cha­bo­las en El Eji­do: «La gen­te lle­ga­ba des­de ce­ro, y se asen­ta­ba en las afue­ras de la lo­ca­li­dad sin lo más mí­ni­mo: sin agua, sin luz ni ali­men­ta­ción», afir­ma. La co­sa no ha cam­bia­do mu­cho con los años, aun­que Be­go­ña re­co­no­ce que, en la zo­na, no se pa­sa ham­bre: «La ge­ne­ro­si­dad de los ve­ci­nos es pa­ten­te. Siem­pre hay fru­ta o ver­du­ra en los in­ver­na­de­ros que se do­na pa­ra los in­mi­gran­tes». Pa­ra Arro­yo, lo más im­por­tan­te «es mi­rar a la ca­ra a es­tos her­ma­nos que lle­gan y lla­mar­los por su nom­bre». Y acon­se­ja: «Es el mo­men­to de no mi­rar a otra par­te y re­cor­dar que no vie­nen a qui­tar­nos lo nues­tro, por­que nues­tro pri­mer mun­do ya se ha apro­ve­cha­do an­tes de to­do lo que tie­nen ellos».

La ca­sa de Re­yes

Tam­bién hay per­so­nas par­ti­cu­la­res que desafían la creen­cia ge­ne­ra­li­za­da de que los in­mi­gran­tes vie­nen a traer­nos el ébo­la, a qui­tar­nos las pla­zas pa­ra la guar­de­ría de nues­tros hi­jos o el pues­to de ca­ma­re­ro en el bar de la es­qui­na. Es­tos án­ge­les de la guar­da, le­jos de pre­juz­gar, abren las puer­tas de su ca­sa a jó­ve­nes y fa­mi­lias en­te­ras que lle­gan a las cos­tas es­pa­ño­las con lo pues­to, con más mie­do que ver­güen­za, y con mu­chas, mu­chí­si­mas ga­nas de vi­vir. Son per­so­nas co­mo la ma­la­gue­ña Re­yes Cor­dón, que de­fi­ne la lle­ga­da de in­mi­gran­tes al ve­cin­da­rio co­mo «uno de los me­jo­res re­ga­los que Dios ha he­cho a mi fa­mi­lia».

Año 2001. La pri­me­ra olea­da de sub­saha­ria­nos lle­ga a Es­pa­ña. Prin­ci­pal­men­te pro­ce­den de Ni­ge­ria, un país con el pri­mer Pre­si­den­te de­mo­crá­ti­co en 16 años, pe­ro con 12 Es­ta­dos del nor­te ad­he­ri­dos a la sha­ria que ma­ta­ron a cu­chi­llo a más de 2.000 per­so­nas, en un in­ten­to de is­la­mi­za­ción de la zo­na –na­da nue­vo ba­jo el sol–. «Un día lle­gó a la aso­cia­ción de ve­ci­nos de mi ba­rrio –un ba­rrio obre­ro de Má­la­ga– una pa­re­ja jo­ven­ci­ta de ni­ge­ria­nos. Ella es­ta­ba em­ba­ra­za­da, y no ha­bla­ban una pa­la­bra de es­pa­ñol. Ni si­quie­ra te­nían dón­de pa­sar la no­che», cuen­ta Re­yes. Un miem­bro de la aso­cia­ción ve­ci­nal, tam­bién de la Her­man­dad Obre­ra de Ac­ción Ca­tó­li­ca, con­tó el ca­so al gru­po pa­rro­quial: «Mi ma­ri­do ha­bla in­glés, así que que­da­mos con la pa­re­ja», afir­ma. Aho­ra son pa­dri­nos del ni­ño. Fue a par­tir de ese día cuan­do, preo­cu­pa­dos por una reali­dad que se acre­cen­ta­ba en la zo­na, crea­ron un gru­po en la pa­rro­quia, «pa­ra que los cris­tia­nos sea­mos cons­cien­tes de que te­ne­mos que abrir nues­tras ca­sas a los in­mi­gran­tes, y dar­les la aco­gi­da que se me­re­cen».

Tre­ce años des­pués, la ca­sa de Re­yes y su fa­mi­lia es un re­fe­ren­te en el ba­rrio. Una no­che re­cien­te, Ma­rio, un chi­co ni­ge­riano, lla­mó a su te­le­fo­ni­llo a las 5 de la ma­dru­ga­da. «Ve­nía em­pa­pa­do y lleno de are­na de la pla­ya. Nos con­tó –en un in­ci­pien­te es­pa­ñol, apren­di­do en las cla­ses de la pa­rro­quia– que los ve­ci­nos de la ca­sa don­de com­par­tía ha­bi­ta­ción con otros cuan­tos sub­saha­ria­nos, ha­bían lla­ma­do a la po­li­cía. Co­mo no te­nía pa­pe­les, se asus­tó y se mar­chó co­rrien­do. Tras un día y una no­che en­te­ras va­gan­do por la pa­ya, se acor­dó de mi ca­sa y vino», cuen­ta la ma­la­gue­ña. Re­yes se emo­cio­na cuan­do re­cuer­da lo re­con­for­ta­do y tran­qui­lo que se sin­tió Ma­rio des­pués de un ca­fé, una du­cha y una per­so­na que se preo­cu­pa­ba por él. «Nos tie­nen que do­ler sus he­ri­das, fí­si­cas y emo­cio­na­les. Son de car­ne y hue­so, igual que no­so­tros», reivin­di­ca.

Continúa leyendo en Alfa y Omega

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s