Alex Salinas: "Para el Obispado soy una aberración"

  • La Iglesia impide a un transexual de San Fernando ser el padrino de bautizo de su sobrino.
Foto: Diario de Cádiz. Alex Salinas, de 21 años, frente a la Iglesia Mayor de La Isla. /Rioja

Foto: Diario de Cádiz. Alex Salinas, de 21 años, frente a la Iglesia Mayor de La Isla. /Rioja

El Obispado de Cádiz y Ceuta ha impedido a Alex Salinas, un transexual de 21 años, ser el padrino de bautizo de su sobrino en una parroquia de San Fernando, un hecho que la Iglesia explica porque por su condición no cumple con el requisito de llevar “una vida congruente con la fe”, según fuentes del Obispado. “Para la Iglesia soy una mujer”, ha explicado este joven, que quiere interponer un recurso para que el Obispado reconsidere una decisión que a él le ha sentado “como una patada en el estómago” porque “yo soy muy creyente”.
Alex, que nació mujer, lleva tres años en tratamiento hormonal y está en lista de espera para una operación de cambio de sexo. Ha modificado su DNI, su afiliación a la Seguridad Social, todos sus registros… salvo la partida de bautismo. Es un hombre a todos los efectos, “menos para la Iglesia, donde sigo siendo una mujer”, explica este isleño.
Se define como católico y practicante, motivo por el que quiso ser el padrino del hijo de su hermana, de tan sólo cinco meses. “Acudí al párroco de San José Artesano, iglesia que frecuento a menudo porque formo parte de la banda de música, y le pregunté qué debía hacer para ser padrino. En principio, no me puso ninguna pega”. Pero a los pocos días lo llamó para verle. Dice Alex que la conversación empezó con un  “Dios nos quiere a todos tal y como somos”. Ahí ya supo que el asunto empezaba a torcerse. “El padre Lázaro me dijo que él no tenía problemas pero que desde el Obispado se oponían a que yo fuera el padrino por mi condición sexual”.
El joven acudió entonces a otra parroquia de la localidad, San Francisco, donde obtuvo idéntica respuesta. Un ‘no’ como una catedral.
Así, según cuenta, fue al Obispado para conocer las razones de ese rechazo. “Para ellos soy una aberración”, manifiesta Alex, que lamenta que algunos con quienes ha hablado le han ofrecido “darme el perdón, como si yo estuviera pecando por ser transexual”.
Salinas no entiende el baremo que aplica la Iglesia. “Sé que en Algeciras se han bautizado a transexuales y que en Córdoba ha habido padrinos de esta misma condición sexual”.
La Iglesia, que establece los requisitos para ser padrino de un bautismo en el capítulo 4 del Código de Derecho Canónico sobre los sacramentos, ofrece a Alex Salinas la posibilidad de ser “padrino espiritual” de su sobrino, según han explicado a Efe fuentes del Obispado de Cádiz y Ceuta.
Es una opción que da a personas que, como entiende en este caso, no cumplen con alguno de los requisitos establecidos para ser padrino de un bautismo católico, una vez que se ha comprobado que detrás de la solicitud hay “una buena intención”.
Ambos, el padrino “real” y el “espiritual”, tienen la misma misión, la de ayudar a crecer al niño en la fe católica, aunque sólo el nombre del primero de ellos aparece recogido en los papeles de la Iglesia sobre el sacramento.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s