Y la Iglesia abrió sus puertas

E.F.E. / DIARIO DE CÁDIZ / J.A.

INICIO

Foto: Diario de Cádiz. Alex Salinas, de 21 años, frente a la Iglesia Mayor de La Isla. /Rioja

Foto: Diario de Cádiz. Alex Salinas, de 21 años, frente a la Iglesia Mayor de La Isla. /Rioja

  • Tras deliberarlo con otros obispos, Rafael Zornoza ha permitido al joven transexual de San Fernando ser el padrino de bautizo de su sobrino.
Al otro lado del teléfono se podía intuir fácilmente la sonrisa de oreja a oreja que esbozaba Alex Salinas ayer, tras conocer que el Obispo de Cádiz y Ceuta le había permitido ser el padrino del bautizo su sobrino. Así se lo hizo saber el padre Lázaro, titular de la parroquia de San José Artesano de San Fernando, donde iba a tener lugar la ceremonia.

En declaraciones a Efe, Salinas ha explicado que el párroco le ha comunicado que había hablado con el Obispado y que le había trasladado que la decisión de impedirle ser padrino había sido un error porque ser transexual no es obstáculo para ser padrino de un bautizo eclesiástico.

“Al ser la primera vez que se planteaba un caso como el mío en la Diócesis de Cádiz, no se supo muy bien como actuar”, ha manifestado el joven isleño, quien ha asegurado que Rafael Zornoza ha mantenido varios encuentros con otros obispos para al final llegar a la conclusión de que “los heterosexuales, transexuales y homosexuales que lleven una vida congruente con la fe encontrarán abiertas las puertas de la Iglesia”. Así pues, Salinas está “muy contento por lo que supone para mí pero, sobre todo, porque lo que vale para mí, vale para otros transexuales que somos católicos y queremos formar parte de la Iglesia”, ha manifestado.

Salinas ha recibido el mensaje del párroco después de una intensa campaña en redes sociales e internet y, una vez que su hermana anunciase la cancelación del bautizo hasta que el joven pudiese ser el padrino.

Según ha contado el futuro padrino, el párroco ha instado ya a su familia a poner fecha a esta celebración, que, en principio, se esperaba para el mes de septiembre.

Continúa el artículo en Diario de Cádiz

Anuncios

4 pensamientos en “Y la Iglesia abrió sus puertas

  1. De cualquier manera, el tratamiento del asunto en la prensa, dentro y fuera de la iglesia, me parece un puro mercado, y con las cosas de Dios pienso que no se juega ni se lucha a ver quien gana, siempre hubo criterios de razón y de fe, no decisiones interesadas… Es deprimente cómo se ha resuelto el caso y el simple hecho de que saliera a la prensa para presionar… sguramente, en el pecado llevamos la penitencia… buscando soluciones a ‘mis’ problemas no alcanzamos la felicidad, ni mucho menos

  2. Papa Francisco

    “La ecología humana implica también algo muy hondo: la necesaria relación de la vida del ser humano con la ley moral escrita en su propia naturaleza, necesaria para poder crear un ambiente más digno. Decía Benedicto XVI que existe una «ecología del hombre» porque «también el hombre posee una naturaleza que él debe respetar y que no puede manipular a su antojo». En esta línea, cabe reconocer que nuestro propio cuerpo nos sitúa en una relación directa con el ambiente y con los demás seres vivientes. La aceptación del propio cuerpo como don de Dios es necesaria para acoger y aceptar el mundo entero como regalo del Padre y casa común, mientras una lógica de dominio sobre el propio cuerpo se transforma en una lógica a veces sutil de dominio sobre la creación. Aprender a recibir el propio cuerpo, a cuidarlo y a respetar sus significados, es esencial para una verdadera ecología humana. También la valoración del propio cuerpo en su femineidad o masculinidad es necesaria para reconocerse a sí mismo en el encuentro con el diferente. De este modo es posible aceptar gozosamente el don específico del otro o de la otra, obra del Dios creador, y enriquecerse recíprocamente. Por lo tanto, no es sana una actitud que pretenda «cancelar la diferencia sexual porque ya no sabe confrontarse con la misma»” (Laudato Si’, n. 155).

    “Si el ser humano no redescubre su verdadero lugar, se entiende mal a sí mismo y termina contradiciendo su propia realidad: «No sólo la tierra ha sido dada por Dios al hombre, el cual debe usarla respetando la intención originaria de que es un bien, según la cual le ha sido dada; incluso el hombre es para sí mismo un don de Dios y, por tanto, debe respetar la estructura natural y moral de la que ha sido dotado» (Laudato Si’, n. 115).

  3. es necesario recordar lo que explica el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios: «No se puede violar la integridad física de una persona para el tratamiento de un mal de origen psíquico o espiritual. En estas circunstancias no se presentan órganos enfermos o funcionando mal; así que su manipulación medicoquirúrgica es una alteración arbitraria de la integridad física de la persona. No es lícito sacrificar al todo, mutilándolo, modificándolo o extirpándole una parte que no se relaciona patológicamente con el todo. Es por esto que no se puede correctamente asumir el principio de totalidad como criterio de legitimación de la esterilización antiprocreativa, del aborto terapéutico y la medicina y cirugía transexual». (Carta de los Agentes Sanitarios, en español n. 66 y nota 148). En todo caso, también aquí, de manos de Cristo y de su Iglesia, «la esperanza no defrauda» (Rm 5, 5).

    Respecto a la terminología, es importante saber que las expresiones “transexualidad”, “trastorno de la identidad de género”, “disforia de género”, “transgender”, “identidades trans”, – y algunas otras -, aunque comúnmente utilizadas, no responden – en virtud de la ideología subyacente que inoculan -, a la “antropología adecuada” enseñada por la Iglesia Católica.

  4. Y digo yo, si una señora que se opera para parecer un hombre puede ser Padrino de un bautizo, ¿Por que no va a poder ser Marido en una boda?¿O por qué no va a poder ser incluso Sacerdote? Si total sería lo más lógico del mundo, una vez reconocido que una persona puede cambiar el sexo con el que ha nacido, todas las puertas están abiertas.

    Si yo fuera Sacerdote de la Diocesis de Cadiz no participaría en un circo así, aunque el Obispo me lo ordenara, es un claro caso en el que el Obispo se coloca en una situación de infidelidad a la Iglesia y los Sacerdotes tienen todo el derecho del mundo a permanecer en obediencia a Cristo aun contra la voluntad de su Obispo. Pero que cada cual haga lo que quiera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s